La Rioja

VÁMONOS DE VINOS

“El vino lava nuestras inquietudes, enjuaga el alma hasta el fondo y asegura la curación de la tristeza.” (Lucio Anneo Séneca)

A quien diga que no se puede hacer turismo para ir de vinos, yo le recomendaría que se diese una vuelta por La Rioja, una comunidad que nos ofrece la más espectacular variedad de bodegas, monumentos y paisajes que puede encontrarse al ir de vinos. En La Rioja, ir de vinos significa visitar bodegas con historia, bodegas construidas por grandes arquitectos que sólo contemplar por fuera es un espectáculo para la vista, sin contar con que el paisaje lleno de viñedos es la guinda a un pastel que no olvidarás fácilmente.

La Rioja son pueblos pequeños con maravillosas fortalezas medievales, regados por el serpenteante río Ebro, o maravillosos monasterios como los de Yuso y Suso. Pero esto no termina aquí, sería demasiado fácil: en la Rioja baja nos encontramos además con pueblos como Calahorra, la antigua Calagurris romana, con sus restos romanos, su catedral o su museo diocesano; o Alfaro, donde hallaremos la mayor colonia de cigüeñas blancas de Europa en las torres de su colegiata. Estando en esta zona, no debe dejar de visitarse el pueblo de Arnedo, capital riojana del calzado, donde puede uno aprovechar para realizar alguna compra.

Otra zona para visitar es la sierra de Cameros. Te buscaremos una bonita casa rural o un hotel con encanto para que visites las cuevas de Ortigosa o recorras el cañón del Leza, y después de una buena y copiosa comida en cualquier restaurante de la zona, podréis ir a practicar algún deporte acuático a la “playa” de La Rioja.

                No me voy a conformar con esto. Si lo tuyo es el turismo del arte, qué mejor lugar que éste, donde podréis ver las huellas de los dinosaurios o visitar un museo de arte moderno como el Museo Würth. En la cuna del castellano, podemos también visitar grandes monasterios como los antes citados de Yuso y Suso o el de San Millán de la Cogolla. Siguiendo el camino de Santiago, encontraras catedrales, monasterios y puertas románicas en muchos pueblos como Santo Domingo de la Calzada, “donde la gallina cantó después de asada”.

Pero como lo nuestro es ir de vinos, iremos a ello. Empezaremos, por ejemplo, por el Museo de la cultura del vino de Dinastía Vivanco, en Briones, un edificio lleno de colorido y digno de ver por dentro y por fuera. Aquí nos mostrarán la elaboración, crianza y distribución del vino, así como muchas curiosidades que la cultura del vino ha generado en todo el mundo. A la hora de comer, puedes elegir una de las muchas bodegas entre las que ofrecen este servicio como la Bodega Muga en Haro, Dinastía Vivanco en Briones, Bodega Cuna de Reyes en Nájera y muchas más.

Si todavía no estás convencido, te doy mi último consejo. Realiza una sesión de vinoterapia en cualquiera de los spas de La Rioja. Disfrutarás de los poderes antioxidantes de la uva y el vino, con masajes con pepita de uva o pulpa de tempranillo que te harán disfrutar, relajarte y soñar.

Raúl  Jiménez Andrades

Anuncios
Categorías: Escapadas

Navegador de artículos

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: