Vacacional

Paris

Museo Rodin: Un Museo para pasear

“Viajar es como hablar con hombres de otros siglos.” (Descartes)

Si hablamos de París, lo primero que se nos viene a la cabeza es la Torre Eiffel, el museo del Louvre, Notre Dame o los Campos Elíseos, lo que todo el mundo conoce. Pero existen otros museos menos conocidos, menos publicitados, que merece la pena visitar, y uno de ellos es el Museo Rodin.

En la rue de Varenne, en el número 79, muy cerca de los Inválidos, se encuentra el Hôtel Biron, un bonito palacete del siglo XVIII, de dos plantas, donde vivió durante un tiempo el escultor. Convertido hoy en su museo, rodeado por un jardín fabuloso de tres hectáreas, invita al paseo y a la tranquilidad, es un lugar donde podemos compaginar arte y descanso. Porque lo primero que tenemos que decir es que el Museo Rodin es un museo para pasear.

Nada más entrar, el majestuoso hall nos lleva a una escalera con balaustrada de hierro forjado que nos invita a subir a las ocho salas superiores. En ellas, al lado de obras del escultor Rodin, encontraremos otras de otra gran escultora, Camille Claudet, junto con pinturas de maestros impresionistas como Monet o Renoir y obras del genial Van Gogh. El recorrido por estas salas, al igual que por las diez salas de la planta baja, es tranquilo, sin agobios, tanto por la menor afluencia de público en comparación a otros museos como por la disposición de las obras, el espacio existente, la luz y la claridad. Todo invita a la tranquilidad. Os aconsejamos que no dejéis de apreciar las puertas de muchas de las salas, así como la marquetería de las salas laterales circulares de los extremos. Y del interior destacaremos una pieza, El Beso, obra maestra del escultor que transmite pasión, movimiento, vida.

De vuelta al hall, llegamos a una sala que da a la terraza y al fabuloso jardín. Aquí es donde empieza el verdadero paseo. Sin darnos cuenta, disfrutando de la naturaleza, desde la rosaleda que da al norte al gran parterre del sur, vamos descubriendo nuevas esculturas, nuevas obras del maestro que nos hacen disfrutar; y allí, en un lado del jardín, sobre un pedestal, controlándolo todo, se encuentra una de las obras más famosas del autor, El Pensador, sentado, reflexionando tal vez sobre la vida, tal vez sobre tanto visitante que pasa junto a él. Pero no es la única obra que podemos ver: por todo el jardín contemplamos arte.

Podemos también disfrutar en él de la colección antigua privada del escultor, de la que destacamos una estatua de Hércules, de la época romana (siglo IV), y podremos contemplar exposiciones de arte contemporáneo que se dan en el museo. Pasearemos también por las dos áreas llamadas Jardín de las Fuentes y Jardín de Orfeo, zonas de gran belleza y con gran variedad de especies florales. Y por fin, en un lateral al fondo del jardín, encontraremos la obra inacabada del artista La Puerta del Infierno, pieza de grandes dimensiones (6,35 de alto, 4 de ancho y 1 de profundidad) que es, como su nombre indica, una puerta, esculpida en bronce, donde se representan el amor y la condena, y donde podemos ver entre sus más de doscientas figuras una representación de su obra El Pensador en el dintel de la puerta. Como curiosidad diremos que el yeso original se encuentra en el Museo de Orsay de Paris.

Para todos aquellos que queráis saber más, os aconsejamos que visitéis su página (www.musee-rodin.fr), donde podréis ver los precios (muy interesantes las gratuidades), los horarios y las exposiciones temporales que se darán en las fechas de vuestra visita.

Pedro José Jiménez Andrades

Anuncios
Categorías: Vacacional

Francia

Paris

 

Categorías: Vacacional

Reino Unido

Categorías: Vacacional

Asia

 CHINA

Hong Kong

La Gran Muralla

Categorías: Vacacional

América

 

América del Norte

 América Central

América del Sur

   Brasil

 

Categorías: Vacacional

Europa

Categorías: Vacacional

Nuestras Redes Sociales

Ahora ya podéis seguirnos en Facebook y Twitter. Descúbrenos y comperte experiencias con nosotros.

https://www.facebook.com/viajesespindel?ref=hl

@Viajesespindel

redes

Categorías: Vacacional | Deja un comentario

Vitoria-Gasteiz

ABIERTO POR OBRAS

Un viajero sabio nunca desprecia su propio país.” (Carlo Goldoni)

Vitoria-Gasteiz es una ciudad cosmopolita, europea, premiada, que destaca tanto por sus monumentos o sus zonas verdes como por sus bares, sus restaurantes y sus gentes. Pero existe en esta ciudad algo que se sale de lo común, y es la visita a su Catedral Vieja.

Es ésta una catedral gótica, con un primitivo carácter defensivo (aún conserva su paso de ronda), construida en varias fases, y que se encuentra en el casco viejo de la capital alavesa. Debido a su mal estado, a finales del siglo XX se emprendieron las obras de restauración de la estructura, del suelo y de diversos elementos que corrían peligro de derrumbe. Durante estas obras aparecieron en los cimientos restos de construcciones anteriores, y se fueron destacando elementos de otras fases de la construcción de la misma. Hasta que estas obras de restauración sean completadas, y se pueda celebrar el culto en la catedral, la Fundación Catedral Santa María ha puesto en marcha el proyecto “Abierto por obras”.

Este programa nos permite visitar la Catedral de Santa María de una manera inusual, diferente a lo que se espera en este tipo de visitas. Se pretende mostrar un poco de la historia, de la arquitectura, de la arqueología, de la cultura y del arte, pero acercándolo al visitante. Es una visita de obra en toda regla, con casco incluido, donde, siempre acompañado por un guía experto, recorreremos desde los cimientos de la catedral hasta diferentes niveles de la misma, mediante plataformas a varios metros de altura (la seguridad está garantizada en todo momento), contemplando de cerca elementos que sólo vemos habitualmente a ras de suelo. Pasearemos por el paso de ronda, desde donde ojearemos la ciudad; el triforio, con visitas los miércoles y sábados; y la restauración del pórtico de la catedral, con su portada del siglo XIV. Es otra manera de ver un gran monumento, con otros ojos, desde otra perspectiva, y es una visita que se puede repetir en el tiempo, dado que lo que vemos un año cambia al año siguiente, porque las obras cambian y cada vez se restaura una zona diferente, convirtiendo así la visita en una visita viva.

          Para los que tenéis niños, los sábados a las 16:15 se realiza una visita infantil, especial para ellos, donde todo está enfocado para los más pequeños, desde el lenguaje hasta las explicaciones. También existen visitas organizadas para los profesionales de la arquitectura, con un nivel mucho más técnico.

Muchos han sido los personajes ilustres que se han acercado a visitar la catedral, entre los que podemos destacar al poeta Marcos Ana, el cantante Coti o el actor Tim Robbins, pero si tenemos que escoger alguno en especial es al novelista Ken Follett, que desde 2002 es un asiduo visitante, y ha tomado notas de esta construcción para su última obra, Un mundo sin fin, la segunda parte de Los Pilares de la Tierra y cuya presentación realizó en Vitoria-Gasteiz.

Para todos los que queráis saber más sobre precios y horarios, para hacer un recorrido virtual o, sobre todo, para reservar vuestra visita, dado que el aforo es limitado y se completa enseguida, la página web es www.catedralvitoria.com.

Pedro José Jiménez Andrades

Categorías: Vacacional

China

LA GRAN MURALLA

“Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte.” (Miguel de Unamuno)

Se trata de una de las experiencias más curiosas que se pueden vivir, el tramo de una zona llamada Badaling que es a su vez la más turística pero esto no la hace menos ‘muralla’. Cuando se hace mención a algo denominado turístico suele hacerse de forma peyorativa, pero, en este y en otros muchos casos, es la mejor y más cómoda forma de hacerlo para el turista ‘normal’. Luego está el turismo más ‘especializado’, léase mochilero o aventurero, que tiene su edad y su momento…

La zona de Badaling es una parte de la muralla que ha sido adecuada para el fácil acceso a la visita de grandes cantidades de gente. La visita a la Gran Muralla se debe de hacer a primera hora, debido a que después la aglomeración hace que la subida sea tediosa. He tenido el privilegio de visitarla en noviembre, marzo y agosto y, en todas las ocasiones, he sufrido las inclemencias del tiempo, el calor. Si bien en noviembre, al principio de la subida, hacía algo de fresco, a medida que fueron avanzando el día y la subidita… Aunque es sin duda en la bajada cuando se hace algo más ‘incómodo’, pues las piernas se cargan con el esfuerzo de la subida.

El tramo habilitado para la visita es de 1500 metros en cuesta arriba pronunciada, de los que los últimos 200 suponen una rampa con no mucha pendiente. Ésta es la parte menos ‘dura’, pero no deja de serlo después de lo anterior. Existen 8 atalayas que servían como puestos de vigilancia o aposentos para las tropas. Una de las preguntas que siempre se hace el visitante es: “¿cómo era posible que un soldado pertrechado y armado pudiera combatir en caso de emergencia después de desplazarse de una atalaya a otra, cuesta arriba, con esos escalones?”

Aunque cuesta abajo tampoco debía de ser ‘moco de pavo’… De hecho, al empezar la visita se suben esos escalones asimétricos que desfondan al más ‘pintao’, pero la vuelta, cuesta abajo y con el tembleque de las piernas después del esfuerzo… A partir de la cuarta atalaya, la vista no varía demasiado, pues la ascensión se hace más suave y con menos pendiente, y a partir de la séptima llega la rampa mencionada. Mientras que los turistas de otros países se lo toman con calma, el turista español (y más si va en grupo) se va ‘picando’ con absurdas apuestas del tipo “una cerveza a que no pasas de la cuarta atalaya” y claro, se llega a la octava pero, eso sí, ‘derrengaos’ aunque contentos de haber superado la prueba.

En la parte baja, al inicio de la escalinata, se pueden obtener souvenirs como una plaquita que certifica la subida del tramo citado, y también es posible hacerse fotos con indumentaria militar y ropas chinas. No es más que una ‘turistada’, pero, ¿por qué no? Luego estas fotitos y recuerdos se agradecen, y pasas un momento de risas con toda la parafernalia de los disfraces, atuendos y atavíos.

En China existen 55.000 kilómetros de murallas, y la Gran Muralla tiene una extensión aproximada de 6.500, pues el resto de murallas se encuentran en ciudades que estaban originalmente amuralladas como Xian, de la que hablaremos más adelante.

Esta visita a las murallas es una de las imprescindibles cuando se va a China, pues no solamente resulta impresionante la obra arquitectónica en sí sino también pensar en lo que debió de suponer en coste humano tal construcción. En la zona mencionada se recorren solamente 1’5 kilómetros, pero se pueden contemplar las vistas del resto de tramos coronando la cresta de las colinas vecinas.

Sin más, os recomendaría que en esa cuarta atalaya hicierais un prolongado alto en vuestra ascensión para disfrutar del impresionante paisaje de esta majestuosa obra humana.

Ramón García Inguanzo

**************************************************************************************************************

PASEO POR  HUTONG

“Vive cada día de tu vida como si fuera el último… un día acertarás.” (Proverbio chino)

Si vais a Pekín, la ciudad que ellos llaman Beijing, no dejéis de dar un paseo por el barrio de Hutong en riksho, la bicicleta con un carrito para dos personas. Para ello, debéis dirigiros a las torres del Tambor y de la Campana y contratar un paseo por la parte antigua de la ciudad. Este barrio es también conocido como el barrio mongol, pues éstos invadieron China en tiempos de Gengis Khan y se establecieron es esta parte de la ciudad, la que está al oeste y al norte de la plaza de Tian-An-Men, mientras que la parte norte y este es el barrio antiguo chino.

La experiencia es sumamente agradable, y se circula por las callejuelas del mencionado barrio hasta terminar con la visita a una casa de una familia que os recibe y, normalmente, os invita a té (chino, naturalmente). Para los ‘aventureros’, debemos decir que el idioma en este país es harto complicado y que, además, lo del inglés… Ni lo hablan ni lo entienden, por lo que la excursión deberéis contratarla a través de un guía que hable inglés (es más barata) o español, con un coste de la excursión en español en torno a los 15€ por persona.

Mi experiencia incluyó la subida a la torre del Tambor, que servía para anunciar las horas. Así, cada hora, se tocaba un tambor enorme que se encuentra en la parte superior de la torre (la subidita de la escalera de marras tiene tela, pues si no recuerdo mal se trata de 64 escalones de un porte considerable). En esta parte del edificio, existe un balcón desde el cual se tiene una vista de la ciudad y se es consciente de la famosa contaminación de la misma. El paseo se inicia a la bajada de la visita a la Torre, pasando por las mencionadas callejuelas, hasta llegar a un parque con un lago, el lago de la Tranquilidad, que hace honor a su nombre. En éste, los chinos practican tai-chi-chuan por las mañanas (más o menos a las 4:30 a.m.), por lo que a pocos occidentales los pillaréis en estos menesteres, que serán muy saludables, pero… Una vez que se está un buen rato disfrutando de este entorno, se prosigue a la mencionada casa familiar (en mi caso, estaba solamente la abuela porque el resto de la familia estaba en sus quehaceres) y se vuelve a la plaza desde la cual se empezó el paseo.

Sin ser nada del otro mundo, este paseo es algo que nos hace tener conciencia de la evolución de la China tanto antigua como del más profundo régimen comunista, puesto que se ven edificios destinados a servicios comunes como cocinas o baños comunales. Estos servicios están en vigor hoy en día y, a pesar de la precariedad de este tipo de dependencias en las viviendas, dicen los chinos que quien posee una propiedad en este barrio, por el valor del suelo, es rico en potencia.

Es común ver también, si está cercana la hora de la comida, cómo los chinos son tremendamente ‘callejeros’, y cómo hay un constante deambular de un sitio o de una casa a otra con el cuenco de arroz y los palillos. Por costumbre, van de una casa a otra a ver y probar la comida del vecino. La primera idea y lucha de Mao fue que todo chino tuviera un cuenco de arroz para comer, con el objetivo de erradicar las hambrunas del país (la última a mediados de los años 50 del pasado siglo), por lo que se comparte el que pruebes la comida del vecino. Por cierto, los chinos no comen cosas raras solamente, no olvidemos nuestra criadillas o caracoles o ancas de rana o erizos o sesos… Su dieta es muy rica y su base son el cerdo, el pollo, el pescado y la carne de vacuno, que son chinos pero no gilipollas. Eso sí, a veces el aspecto es un poco raro, pero mi recomendación es: cerrad los ojos y probadlo, que os va a gustar. El único sitio ‘complicado’ de China para la comida es la provincia de Cantón (el nombre de Pekín es la palaba cantonesa), en la cual las circunstancias históricas han hecho que su dieta sea muy ‘variada’ en alimentos ‘raros’.

Por el momento, nada más, os seguiré contando.

Ramón García Inguanzo

Categorías: Escapadas, Vacacional

Hong Kong

HONG KONG, UNA PARADOJA CHINA

He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él.” Mark Twain

Esta ciudad es una auténtica paradoja dentro de un país cargado de ellas. Es, como todos sabéis, una antigua colonia británica que pasó a manos de los chinos a finales del siglo XX. Mantiene, por ello, y he aquí lo paradójico, un régimen político especial en el que existe una democracia pluripartidista pero bajo la tutela del gobierno chino. El enclave tiene un ámbito geográfico que está estructurado más o menos en tres zonas principales.

Desde la isla de Lantau, en la que se ubica el nuevo aeropuerto que se asemeja a nuestra    T-4, se accede a la zona continental a través de un túnel bajo el mar que llega a Kowloon, donde se concentra la vida comercial y cotidiana de la ex-colonia. Según miramos a la derecha de la península de Kowloon, encontramos la isla de Hong Kong, donde se ubica el área financiera y de marcha nocturna. Para llegar aquí, se suele coger el ferry (10 minutos) y luego el tranvía que te va dejando en las zonas principales de la mencionada zona financiera. La mayor parte del tiempo se suele pasar en Kowloon, ya que en ella están la mayoría de los hoteles, restaurantes, tiendas y mercadillos.

Hong Kong es una amalgama de etnias y culturas. Lógicamente, la etnia y cultura predominante es la china pero, por ejemplo, en oferta gastronómica, podemos encontrar restaurantes de todos los países. De hecho, la comida es muy buena y, sobre todo si uno se aloja en hoteles de cierta categoría.

La zona para todas estas mencionadas actividades es en el eje de la calle Natham, empezando al sur desde el Hotel Península, donde el té de las 5 es una experiencia, hasta la zona norte en Monkok. En esta calle está el mercadillo de Temple, situado más o menos en la zona media de la mencionada calle y que es nocturno: se empieza a instalar a la caída del sol y finaliza de madrugada, como una especie de ritual diario. En él podemos encontrar los más variados artículos, desde comida hasta elementos electrónicos, relojería o ropa, y todo a base de regateo pero con la salvedad que no estamos en la china continental. Así, el que esté acostumbrado a ello ha de saber que los precios son algo más “caros”.

En esta ciudad son además de obligado cumplimiento las visitas al monte Victoria, desde donde podemos contemplar la panorámica de la ciudad en la que llama la atención el terreno que ocupa el hipódromo. Y es que hay que tener en cuenta que Hong Kong es de los sitios en el mundo donde el precio del suelo es más caro, por lo que resulta chocante la extensión que ocupa dicho recinto respecto a la superficie total de la ciudad. En este sentido, Hong Kong es semejante a Nueva York en Manhattan, donde la ciudad crece hacia arriba.

Otra de las visitas imprescindibles es la bahía Repulse, donde es recomendable darse una vuelta en las típicas barcas de la ciudad. Normalmente están “tripuladas” por mujeres, que suelen ser de cierta edad y, en un momento dado, ¡levantan la manta que tapa una zona central de la barca y acaban vendiéndote objetos de lo más variados!

Si la visita la hacemos de forma organizada, terminaremos en una tienda de venta de jade y oro, es inevitable. En China todas las visitas realizadas de manera organizada, ya sea en espacios al aire libre o monumentos, lo que sea, terminan en la mencionada tienda. Lo bueno es que en ellas lo que se compra es bueno y te dan garantía.

Hablando de tiendas, Hong Kong es junto con Tokio, Nueva York y Singapur uno de los cuatro lugares del mundo donde los productos de electrónica se venden en cuanto salen al mercado, por lo que si sois amantes de lo electrónico, aquí tenéis unos cuantos consejos:

– Las tiendas que están marcadas con la ‘Q’ de calidad son las que ofrecen garantía del fabricante a nivel internacional, aunque por supuesto el artículo será algo más caro.

– El regateo se da, aunque no estamos comprando en un mercadillo, por lo que las bajadas son lógicamente menores.

– No deambuléis demasiado buscando el “superprecio” en las diferentes tiendas, ya que no lo encontraréis: los precios son exactos en todas. Así, lo más importante resulta encontrar al vendedor que entienda de lo que andáis buscando. En una de mis visitas a esta ciudad, “apretamos” tanto en el regateo de una cámara de fotos Reflex que, después de una hora de reloj que tardaron en buscar el artículo y tras varias veces de “oye, ¿pero la están fabricando?”, les dijeron a los compradores que no la tenían, con lo que tuvieron que llevarse la que había. Después, optamos por intentarlo en otras tiendas sin éxito. No digo con esto que te engañen, lo que digo es que a los que no puedes engañarlos “como a chinos” es a ellos.

A pesar de todo, Hong Kong es de los lugares en los que se puede repetir, una de esas ciudades vivas con una mezcla tal de gentes y culturas que hace que el visitante no se aburra nunca. Desde sus espectáculos, discotecas y bares hasta la restauración, con todo tipo de gastronomías y para todos los bolsillos, la zona de “marcha” se encuentra, sobre todo, en la isla de Hong Kong, en la que está además el distrito financiero. De hecho, existe hasta una bolsa propia cuyo índice es el hang sen, una paradoja más de un país comunista como China.

Sin más, os animo a conocer esta magnífica ciudad de la que volveréis, como poco, sorprendidos.

Ramón García Inguanzo

Categorías: Vacacional

Manchester

MANCHESTER: REVIVIR CADA DÍA LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

“El tiempo es una imagen móvil de la eternidad”. (Platón)

Algunas ciudades deciden, indudablemente, quedarse ancladas en un tiempo pasado, y ejemplos los hay por todas partes: París tiene todavía el aroma del siglo XIX, con los grandes bulevares que la convirtieron en la ciudad más moderna del mundo en su época dorada, mientras que Roma se quedó anclada mucho antes, cuando como capital del Imperio Romano dominaba todo el mundo conocido, y Venecia se decidió por un tiempo impreciso, en el que la decadencia campa a sus anchas y a caballo entre Occidente y Oriente.

Sin salir de nuestro país, por citar más ciudades ancladas, podríamos hablar de Ávila, cuyas murallas medievales completas hacen creer al visitante que el románico aún no ha pasado de moda, o de Córdoba, donde un paseo por la medina o una visita a la mezquita bastan para retroceder al tiempo en que la sede del califato era la ciudad más poblada, culta y opulenta del mundo.

No obstante, hay ciudades que optan por quedarse vinculadas a una época no tan romántica y lujosa, pero igualmente muestra del paso de los siglos y de los constantes cambios a los que la humanidad está ya más que acostumbrada. Éste es el caso de Manchester, una ciudad en la que la Revolución Industrial se hace presente con un simple vistazo a sus calles y sus edificios.

Aunque el espacio de la que es ahora la tercera ciudad más visitada por turistas extranjeros en el Reino Unido, y considerada la mejor opción en este país para establecer un negocio, fue colonizado ya por los romanos, construyéndose allí un fuerte llamado Mamucium (“colina con forma de pecho”) cuyos restos aún pueden visitarse, no fue hasta el periodo comprendido entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX cuando esta ciudad recibió el apodo de Cottonopolis y se convirtió en una abanderada de los cambios que azotaron todo el mundo moderno.

Sin desmerecer su imponente ayuntamiento, cuya plaza iluminada en Navidad resulta preciosa por su sobriedad y su calma, o la catedral y sus estrechas calles aledañas, donde se evidencia cómo las guerras no respetan lo más mínimo el arte, lo mejor de Manchester está en la red de canales y molinos construidos cuando se convirtió en la primera ciudad industrial del mundo y un ejemplo para todo el mundo occidental. Muestra del valor de esta zona es que el centro de la ciudad se encuentre en una lista provisional del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, un reconocimiento que ya tiene Córdoba, a la que Manchester está hermanada.

Pasear por la zona en la que las antiguas fábricas, en su mayoría textiles, conviven con la bruma de esta urbe gris y las superpuestas líneas de tren nos hace viajar a un tiempo de cambio, y sin duda no hay mejor modo de hacerlo que el tren, aunque la desaparición de la máquina de vapor haga del trayecto algo menos realista. La importancia del ferrocarril se evidencia también con otro dato: la primera línea férrea del mundo unió Manchester con Liverpool, una ciudad con la que Manchester ha vivido grandes rivalidades por su proximidad y su similar tamaño que parece que el Bridgewater Canal, que une ambas urbes, ha ido calmando con el transcurrir de los siglos.

Manchester parece una ciudad de carboncillo, pero su escaso color, contrastado sólo a veces con los ocres del ladrillo, no la hace menos interesante. Es una ciudad de tranvías, en la que el asfalto se funde con el agua de los canales, y que resulta abrumadoramente plana, como si estuviera hecha para recorrerse andando con la mayor facilidad posible y para que los grandes edificios pudieran verse siempre desde lejos, a modo de faros urbanos.

Sin embargo, no todo en Manchester son máquinas y olor a tiempos pasados, pues se trata de una ciudad comercial ideal para quien disfrute de las compras y pueda permitirse adquirir productos con un cambio de moneda tan poco favorable para nosotros. Lo que no sabe el visitante es que esta impresionante área comercial, que incluso choca con el escaso perímetro de ciudad antigua que ofrece la ciudad, vino provocada por una regeneración del centro urbano tras la gran carga explosiva que detonó el IRA en 1996. Como podemos ver, tampoco el terrorismo entiende de arte.

Para los que quieran cultura, por último, la ciudad de la que han surgido muchos grupos musicales, y que es también sinónimo de buen fútbol, ofrece muchas posibilidades. El Lowry, el Manchester Art Gallery, el Urbis o el Manchester Museum, con abundantes piezas del antiguo Egipto, son sólo algunas de las salas en la ciudad que conserva además, como curiosidad, el manuscrito más antiguo de los evangelios que aún sobrevive: parte del evangelio según San Juan.

Eduardo DeTorre Solano

Categorías: Aventura, Escapadas, Single, Vacacional | Etiquetas: , ,
 
 

Córdoba

 

CÓRDOBA: UNA SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

“Todo pasa. Sólo el verdadero arte es eterno”. (Téophile Gautier)

La sensibilidad por el arte, aunque pueda parecer algo inherente a la especie humana, no ha acompañado al hombre desde los inicios de su andadura a través de los siglos y las culturas. Así, en tiempos remotos y en algunos momentos históricos no tan alejados del presente, destruir la totalidad de los templos y palacios de los pueblos vencidos, sin tener en cuenta su valor artístico, formaba parte de la rutina en un mundo de confrontaciones entre diferentes grupos.

Sin embargo, parece que la belleza incuestionable de algunas construcciones ha hecho que la piedad se apodere de los gobernantes, y a día de hoy podemos disfrutar de pequeños incisos en la Historia de una trascendencia inmensurable. Son pocos, pero parecen luchar con arrojo contra el paso del tiempo y contra su mayor amenaza, la especie humana, la misma que los creó.

Éste es el caso de la Alhambra, donde la demostración del poder musulmán que representa esta obra faraónica permanece en lo alto de la ciudad de Granada, y donde la imponente y chocante presencia del Palacio de Carlos I, aunque hay quien opina que daña a la vista, debe interpretarse quizá como el deseo de disfrutar de esta maravilla desde dentro.

En Jerez, por ejemplo, una ciudad por la que han pasado tartesios, fenicios, romanos, musulmanes, judíos y cristianos, el Alcázar conserva la única de las dieciocho mezquitas que hubo en esta ciudad. La magia de este pequeño templo se alza tímida entre las construcciones posteriores, que le aportan el extraño aspecto que presenta en la actualidad por la mezcla de tiempos y estilos.

Sin embargo, es más al norte, en Córdoba, donde como parte del segundo casco histórico más grande de Europa nos sorprende la que pocos conocen por su verdadero nombre, la Catedral de la Asunción de Nuestra Señora. La imponente Mezquita de Córdoba es otro de esos tesoros que el paso de los siglos nos ha legado a los españoles, y cuya abrumadora belleza debió de sorprender también a los reyes cristianos, pues cuando Córdoba fue arrebatada a los musulmanes su gran templo fue respetado, aunque adaptado al nuevo culto que iba a tener lugar en su interior.

En una ciudad en la que la grandeza del califato, cuando Córdoba era sinónimo de cultura y opulencia, sólo se intuye por pequeñas muestras como el solitario alminar de San Juan, pendiente de restauración y que inspira la más profunda tristeza, la Mezquita sorprende al visitante por primera vez, aunque sepa de antemano que va a encontrarse allí con ese bosque de 1300 columnas y 365 arcos.

La Mezquita fue construida, como no podía ser de otra manera en esos tiempos remotos, sobre los restos de la basílica visigótica de San Vicente, tras un tiempo de armonía en el que este templo lo compartían cristianos y musulmanes. Finalmente, el primer emir omeya, Abderramán I, compró su parte a los cristianos, y comenzó la construcción de la que fue la segunda mezquita más grande del mundo, tras la de La Meca, hasta que en 1588 se alzó la Mezquita Azul de Estambul.

Hasta 20.000 personas podían darse cita en el interior de lo que ahora es un sorprendente híbrido arquitectónico, llevando a cabo decisivas reuniones religiosas y políticas entre el rojo y el blanco de sus arcos de herradura y el dorado del mihrab, sobre cuya orientación al Sur y no a La Meca se han vertido todo tipo de hipótesis.

En el centro, una preciosa capilla catedralicia, que invita al silencio y a la reflexión, y en la que es imposible no hacerse una pregunta: ¿por qué no es posible que los distintos pueblos, con sus costumbres y sus credos, puedan vivir en paz? Y es que son pocos los momentos históricos, desgraciadamente, en que se ha disfrutado de la paz entre las diferentes religiones, aunque un paseo por las callejuelas de Córdoba sirva como ejemplo de que la convivencia pacífica, en aquellos tiempos remotos, fue una realidad en algunos periodos.

Cien años de obras, con un aspecto final entre el Renacimiento y el Barroco, dieron lugar a la gran nave cristiana que, si bien supone una completa ruptura con los postulados espaciales islámicos, responde a la necesidad de acomodar el edificio al culto cristiano. Desde el principio, además, se determinó dejar el ámbito de mayor esplendor de la antigua Mezquita con el aspecto que presentaba.

Carlos I, el mismo que se construyó un palacio en el interior  de la Alhambra, fue responsable del respaldo final a la realización de la obra que nos lleva a hablar de Córdoba como una síntesis de la Historia de España. Sin embargo, también es suya, o al menos así ha quedado para la posteridad, la siguiente frase: “habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes”.

Eduardo DeTorre Solano

Categorías: Escapadas, Familias, Vacacional | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

ESPINDELEROS VIAJEROS

A nuestra Espindelera Ana le gusta viajar y eso se nota. ¿Tu eres también como ella?

20140115-020231.jpg

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Viaje en Grupo

Matanza Febrero Sierra

Categorías: Club Gran Reserva, Escapadas, Familias, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Fotos Espindeleras

Toño1

Os invitamos a que paséis por nuestra sección de Fotos de nuestros Espindeleros.

Baqueira en Fin de año, Alicante y el Santísima Trinidad o los Belenes de San Lorenzo de El Escorial, son nuevas fotos que merecen la pena ver.

Y ya sabéis, animaros que estamos esperando las vuestras.

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

ADIÓS 2013

El 2013 se acaba y hay opiniones para todos los gustos. Para unos, ha sido un año nefasto, llenos de problemas y sinsabores, para otros ha sido bueno, con nacimientos, buenas noticias y lleno de nuevos comienzos. Siempre pasa igual.

Pero no nos quedemos anclados en el pasado, aprendamos de él, y miremos con esperanzas al futuro. Un año nuevo llega, cargado de nuevos días, nuevos momentos, malos y buenos. Como queramos vivirlos, es decisión nuestra.

Nuestro deseo para este año, que cada uva que toméis sea un viaje por realizar. No importa si el destino es cerca o lejos, si es nacional o internacional, no importa si es de un día o de una semana, lo importante es que tenemos algo por descubrir, ya sea solo, con tu pareja, con tu familia o tus amigos. Eso lo decides tu.

A todos los espindeleros, empezad el año con buen pie. Este es nuestro deseo para 2014.

image

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

FELIZ NAVIDAD!!!

Felicitacion navidad 2013

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Detalles de Navidad

Muchos de vosotros ya conocéis nuestro árbol de Navidad. Esta lleno de adornos que muchos espindeleros han traído de diversas partes del mundo. Bolas de Inglaterra, figuritas de Bolivia, casitas de madera de Rusia, ángeles de Kenia, huevos pintados de la República Checa ……….

Si estáis cerca os invitamos a que paséis a verlo y que decidáis cual es vuestro favorito.

Y fijarlos bien en los ositos que le rodean. Pura Navidad!!!!!!

20131218-014029.jpg

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

¿Nos Acompañas?

20131216-012147.jpg

Después de un largo tiempo en reposo aquí nos tenéis otra vez para acompañaros en vuestros viajes. Ha sido mucho el trabajo que hemos tenido, y por eso os damos las gracias a todos nuestros clientes.

Hemos renovado este blog, aunando secciones para que todo sea más fácil de encontrar. Como siempre, seguimos esperando vuestras colaboraciones y fotografías, que tanto nos gustan.

Para empezar, os invitamos a que paséis por la sección de Ofertas de Viaje, para que veáis nuestro próximo viaje en grupo.

De nuevo en ruta y con la mejor compañía, vosotros.

Nos acompañas???

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , | Deja un comentario

VIAJA A PRAGA – ULTIMAS PLAZAS

Praga Marzo Espindel General

Categorías: Aventura, Club Gran Reserva, Cruceros, Escapadas, Familias, Grand Class, LGTB, Novios, Seniors, Single, Vacacional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: